¿Dónde nació el futbol femenino?

Donde nació el futbol femenino

Una gran cantidad de hombres y mujeres han empezado a interesarse de manera positiva por el futbol femenino, pero la pregunta que muchos se hacen es ¿Dónde nació el Fútbol Femenino?, pues bien aclaremos esta duda.

Historia del nacimiento del fútbol femenino

Es 1917 y estamos en Gran Bretaña. La Primera Guerra Mundial ha llevado al frente a miles de británicos, y en las fábricas hay una creciente necesidad de mano de obra. Por eso, por primera vez, después de siglos de marginación, las mujeres fueron llamadas a trabajar en fábricas, y es en una de ellas donde comienza la historia del fútbol femenino en Gran Bretaña, la cuna del fútbol mundial.

Esa fábrica es “Dick Kerr & Co”, importante en aquella época para la producción de armas, y aquí están las mujeres, consideradas las pioneras del fútbol femenino en Europa y en el mundo, las “ Kerr’s Ladies ”, trabajadoras que en sus descansos solían jugar al fútbol para pasar el tiempo y distraer su mente.

A partir de entonces, el fenómeno se extendió como la pólvora por todo el país con la fundación de 150 equipos en apenas cuatro años. Pronto, las mujeres se dieron cuenta de que, como en el ámbito laboral, no había nada que les impidiera física y mentalmente practicar este deporte tal y como lo hacían los hombres. Así, entrenaban con mayor regularidad, hasta curiosamente en diciembre 25 de 1917, junto con un equipo masculino empezaron a organizar partidos benéficos.

En 1920, se jugó el primer partido internacional en la historia del fútbol femenino entre Kerr’s Ladies y una selección de jugadoras francesas elegidas por Alice Milliat , fundadora de la Fédération des Sociétés Feminizes Sportives de France. El partido se disputó en Preston, con la asistencia de más de 25 mil espectadores que vieron la primera victoria inglesa sobre las francesas. Después de eso, se jugaron varios juegos entre los dos países, a veces en Inglaterra, a veces en Francia.

Sin embargo, la difusión del fútbol femenino y el entusiasmo creado en torno a este deporte preocuparon a la Asociación de Fútbol que, para silenciar el movimiento, el 5 de diciembre de 1921 emitió una orden que prohibía a las mujeres jugar al fútbol por considerar que no eran aptas para el deporte.

Tras un largo periodo de estancamiento en el que el fútbol femenino se vio obligado por factores externos a frenar su crecimiento, durante la Segunda Guerra Mundial se extendió y llegó a Noruega, Suecia y Alemania.

Desde entonces, ha seguido creciendo en todo el mundo sin interrupción. Si deseas saber una historia más detallada a cerca del fútbol femenino te recomendamos este artículo, dando clic aquí.

Ir arriba